y del Jabberwocky pase a Jack El Destripador y terminé en la fotografía de Lewis Carroll

By on abril 16, 2011

Por iaan sanudo

En una de esas noches de ocio, entre que esperaba que se bajara un disco, se cargara una película o se descarga la ultima parte de bioshok, me puse a buscar a navegar y me dije chingues su.. pues “googlie” tim burton, de ahí me pase a Alicia y de ahí al jabberwocky y en lo que buscaba una versión en español de ese sinsentido; que me encuentro con una página  de internet que planteaba la teoría de que, Jack El Destripador, sí, ese famoso asesino en serie, pudo haber sido el escritor Lewis Carroll J.

Supuestamente, este escritor llevaba un diario en el cual solía escribir siempre con tinta negra, a excepción de alguna veces, que lo hacía con tinta roja, las cuales misteriosamente coincidían con las fechas en las que se cometieron los asesinatos de Whitechapel. Sinceramente, considero que sólo son teorías de conspiración, pues quién de esa época no ha sido acusado de ser Jack El Destripador, sólo la Reyna Victoria, pero aún así me pareció interesante. Finalmente y después de leer varios mitos que giran alrededor su persona, me topé con un aspecto de su vida que me era desconocido, su pasión por la fotografía.

Asi es, Lewis Carroll no sólo se dedicó a ser un maestro de la literatura fantástica, sino que también incursionó en la fotografía, aun que está muy alejado de ser muy popular, es considerado uno de los mejores fotógrafos de la época victoriana. Su obra llego a constar de poco más de 3,000 fotografías, de las cuales sólo se conservó una tercera parte.

Carroll, solía retratar principalmente a niñas, y en especial por fotografiar a Alexandra Kitchin, a quien retrató en más de cincuenta ocasiones, lo cual despertó muchos rumores acerca de una supuesta pedofilia, pero su habilidad no se resumía solamente a esto, también lograba excelentes tomas de muñecas, árboles, esqueletos y perros. El paso de este escritor por el mundo de la fotografía se vio interrumpido cuando, después de 24 años de constante producción fotográfica, el autor de Alicia en el Pais de las Maravillas decidió sin razón o motivo aparente abandonar este arte.

Su trabajo me parece magnífico, además creo que el hecho de que sea un lado completamente desconocido de Carroll, lo hace todavía más interesante. El poder echar un vistazo a cómo este escritor veía el mundo a través del lente sólo me hace apasionarme más por la vida y obra de este escritor enigmático que, sin duda, figura entre mis favoritos.

About Desierto Urbano

One Comment

  1. Nikolasa

    mayo 20, 2011 at 11:09 pm

    Más que maestro de literatura fantástica fue un gran matemático y de eso si fue maestro varios años en una universidad muy reconocida. ¿Dónde se desataron esos rumores de pedofilia eh?
    Y sí, hubo una razón poderosa para que dejara de tomar fotos, ahí la encontraras por internet, y claro te adelanto que hay una foto tomada a Alice Liddel que fue la que detonó la bomba.
    Algo más, hay que cuidar la ortografía, deberían pasar el texto a corrección de ortografía y estilo.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.