Sensibilidad de más… ¿Ese fue el problema?

By on septiembre 20, 2011
Sensibilidad de mas

Sensibilidad de masCuando uno asiste a un museo de arte, se da cuenta sin importar si es contemporáneo o no, que hay piezas que pueden o no corresponder a un producto meramente del marco artístico (pintura, escultura, grabado, etc.). Uno se pude encontrar desde máscaras tribales africanas, vasijas egipcias, hasta aplicadores de condones que se venden comercialmente, tenis de una marca importante o como recientemente en un museo español, una exposición sobre el trabajo de trasportación de obra artística en la época de la guerra civil (1). Si uno busca al llamado arte contemporáneo, en las galerías de Chelsy, NY, con la esperanza de ver un producto definido en su área, vemos que éstos hacen uso de mesas de billar, camas, carros, zapatos o cualquier artículo común y corriente.

Aquí es donde uno se pregunta entonces sobre la ambigüedad de lo que podamos actualmente llamar arte… Si tomamos la idea de Sánchez Vázquez (2), sobre una Sensibilidad contemporánea, uno podrá tener, a mi parecer, una pista del ¿por qué? Sánchez Vázquez nos habla de una idea de estética que abarca cada ámbito del quehacer humano. Pasar de una estética particular, cerrada, a una estética abierta y general, en palabras más sencillas.

Al arte, el gran exponente de esa estética particular, le afecta esa idea que domina nuestra época actual. El arte tiene una definición como campo en sí, en la época del iluminismo, como campo, hace uso de la filosofía como la estética con la función de filtro validador de su producto. Seguir las reglas de composición, simetría, color, cánones, etc. Podría hacer de una pintura o escultura una obra de arte por defecto.

sweet artPero con una sensibilidad contemporánea, vemos que esas reglas no sólo son aplicables a una obra de arte, sino también a una ilustración barata, un anuncio de revista publicitario, a una toma visual en cine, o una página de internet. La obra de arte se queda sin quien la pude sustentar y llegamos hasta hoy donde se valida mediante el proceso teórico llamado “De Procedimiento” que básicamente es que una obra de arte será obra de arte si el mismo “mundo del arte” dice que es obra de arte, abarcando todo ámbito humano y sin hacer distinción entre que si sea producto de un profesional del arte o no (3).

Los artistas fueron las principales víctimas de la sensibilidad Contemporánea. Con sus Vanguardias ampliaban cada época más el círculo limitante que imponía el mismo arte bajo su marco de validación antigua. Cuando una pintura se presentaba con gente común como el realismo (imperdonable, por no seguir cánones antiguos), pintura inacabada como impresionismo(falta de ética y profesionalismo para lograr un estética purista) o deficiente en el uso del color como el Fauvismo (rompimiento con las reglas del uso de color), esa transgresión en esa época, posiblemente era un reflejo del caminar social para alcanzar una actitud  estítica universal (Stolnitz), la transgresión histórica ayuda a fundamentar la idea de Sánchez Vázquez sobre todo sucesos como el que Danton proclamó la muerte del arte al ver la intromisión de una caja de jabón Brillo en una galería por Warhol(4).

Pero después de lograr esto, lo que queda es la ambigüedad, a esto se refiere Bahuman(5) cuando dice que vivimos en una época carente de obra de arte pero llena de estética. Así como la ciencia dejó de ser portadora de verdades, el arte dejó de producir obras de arte. En este proceso el arte ha buscado conceptos que ayuden a sustentar lo que pueda ser una obra de arte, proclamando la “creatividad”, la “transgresión”, lo “novedoso” o la “Propuesta” como pilares que detengan su caída; sin embargo, la sensibilidad contemporánea incluirá estos elementos como factores universales en todo ámbito humano, como lo hizo con la estética clásica, haciendo que la angustia en arte no se vaya y la noción de peligro nos invada.

Por: Alex Contreras

1.- Exposición “Arte Salvado” llevada a cabo del 25 de enero al 21 de marzo del 2010 en el boulevard central del Paseo del Prado, frente a la puerta de Velázquez. Madrid España
2.-Invitación a la estética, Adolfo Sánchez Vázquez, Editorial Debolsillo, México D.F
3.- Norma y transgresión en las artes plásticas; un alegato por el artista que critica, Ramón Almela, Transcripción de la ponencia presentada en el congreso internacional “Universo Discursivo, la palabra no cesas”, junio del 2001, Puebla México D.F
4.- Después del fin del Arte: El arte contemporáneo y el linde de la historia, Arturh C. Danton, Editorial Paidos, España.
5.- Arte ¿líquido?, Zygmunt Bauman, Ediciones Sequitur, España

 

About Redacción

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *