Haz la verdad o sigue destruyéndonos.

By on junio 5, 2013

El presidente es una ironía.
El gobernador nos miente.
Los diputados y senadores nos roban.
Los policías nos extorsionan.
Las empresas nos abusan.
Los bancos nos hipotecan.
Los medios nos llenan de basura.
Las instituciones religiosas nos manipulan.
Y entre todos los demás nos despedazamos por una tajada de vida.

Más allá de ser una especie superior, somos el predador predilecto, si de algo nos ha servido la inteligencia es para ser más furtivos a  la hora de la cacería y posteriormente la guerra. Esto nos ha hecho llegar a la punta de la cadena alimenticia; somos capaces de matar y  controlar a todos los animales del planeta en pos de nuestra supervivencia, diversión y consumo. Y no solamente a los animales, en nuestra ignorancia hemos manipulado también la voluntad de los hombres con el esclavismo, la religión y las leyes. Personas con ambición de poder y manipulación son las que a lo largo de la historia han mantenido el control de todo esto.

Es imposible cambiar nuestro pasado, porque, como líneas arriba dije, nuestra ignorancia no nos pudo haber llevado hacia otro camino, y el lugar donde estamos parados es justamente el lugar donde debemos estar, por lo que la historia no pudo haber sido escrita de otra manera.
El panorama hoy en día se ve demasiado turbio, el sistema capitalista se ha instalado en la mayoría de los rincones del planeta, los empresas ricas y países primermundistas se apoderan del mercado internacional comprando mano de obra barata (esclavos), pagando menos impuestos sobre la tierra y agua (si no es que nada), y sacando las riquezas del país que explotan. A los países por debajo de estos no les queda más que bajar la cabeza y atender sus peticiones.

Los países tercermundistas, quienes sirven en gran parte a los primermundistas, han crecido con la mala costumbre de “tomar la mejor tajada” en su país, para después echarle las migajas al pueblo. En esta clase de países (como el nuestro) la costumbre de robar, sobornar, ultrajar, manipular por medio de la fuerza y mentir para conseguir lo deseado se ha visto hasta hoy como algo totalmente normal. Las personas, no importando su clase social, cometen en pequeña o gran escala alguna de las infamias antes mencionadas. Sobre esa base no es de extrañar las condiciones de inestabilidad de estas naciones.

Las personas que con seguridad afirman que nuestra descendencia es de origen animal han de tener la noción de que todos estos comportamientos provienen del fondo de nuestros genes, esos impulsos inconscientes que desde nuestro interior proclaman la supervivencia de la especie a toda costa .
Imagínense todo el pasado animal que tenemos desde que la brecha genealógica se separo de los homínidos y que dio origen al hombre actual, imagínense el montón de costumbres (buenas o malas) que cargamos en nuestra historia, en nuestro inconsciente, en nuestra herencia. No es de extrañar que el mundo se encuentre en las actuales condiciones siendo que venimos del mundo animal donde por sobrevivir se mata todos los días, y el que no mata para comer, pelea por defender su territorio, su manada o su linaje.

Pero, será que ¿Somos esclavos de nuestro pasado?, ¿En nuestro interior corre la sangre de la traición? ¿Nunca podremos alcanzar el nivel de “sociedad civilizada”? y aunque la tan anhelada ‘’sociedad civilizada’’ no esté tan cerca, tampoco se encuentra muy lejos, por lo contrario creo que son muy claros los niveles en los que debemos de trabajar para alcanzarla.

Aun con la historia que cargamos, los humanos tenemos la capacidad de adaptarnos completamente a cualquier nuevo entorno, o nuevas ideas. Es aquí donde tenemos que poner énfasis, como lo mencioné al principio del texto, el lugar en el que estamos es donde debemos estar, gracias a que antes no se preocupaban (muchos siguen sin hacerlo) en el presente y futuro de la humanidad, y me refiero a la humanidad pues es momento de pensar por todos. El punto es que debemos visualizar un futuro más conveniente y, dejar atrás esa cita que tanta gente repite de “así son las cosas’’.
Ahora, la tarea no es nada fácil, considerando que el orden mundial se encuentra en pocas manos, esto incluye principalmente a banqueros, los cuales auspician a las grandes empresas, las mismas que obligan y extorsionan a los gobernantes de los países para que estos les faciliten condiciones en donde puedan introducir sus empresas con facilidades de pago sobre la tierra, agua, electricidad y mano de obra barata (explotación); con estas condiciones mundiales es difícil imaginar un futuro lleno de congruencia y, siento que a muchos no nos tocará verlo, pero es preciso que comencemos.

El futuro les pertenece a los niños y es a ellos a quienes mejor debemos guiar. En la escuela se les enseña a aprender las cosas de memoria y recibir órdenes, si las cumplen al pie de la letra, son premiados. Les dicen que deben de andar ‘’bien bañados’’, ‘’bien peinados’’, ‘’bien fajados’’ y que deben comportarse de la manera más educada, todo esto como una preparación para el mundo laboral. Sabemos que en la escuela poco los van a instruir sobre el verdadero valor de la vida y lo humano, por lo que es tarea principalmente de los padres y de las personas que conviven con ellos el hacerles comprender ciertos valores que se han quedado olvidados. A continuación enlisto los cuatro valores que encuentro como base para el buen aprecio de nuestra vida y de los demás, valores que si se enseñaran no solo con palabras si no con ejemplos, otra fuera nuestra historia:

Respeto: La palabra respeto proviene del latín respectus y significa “atención” o “consideración”. El respeto permite que la sociedad viva en paz, en una sana convivencia en base a normas e instituciones. Implica reconocer en sí y en los demás los derechos y las obligaciones, por eso suele sintetizarse en la frase “no hagas a los demás lo que no quieres que te hagan a ti”. http://definicion.de/respeto/

Amor: Al tratarse de un tema tan abstracto y complejo, es difícil establecer una definición precisa del amor. Sin embargo, puede ser considerado como un conjunto de comportamientos y actitudes que resultan desinteresados e incondicionales, y que se manifiestan entre seres que tienen la capacidad de desarrollar inteligencia emocional.
En el lenguaje cotidiano, el amor suele asociarse en forma directa al amor romántico, que supone una relación pasional entre dos personas. Sin embargo, el término puede aplicarse a otro tipo de relaciones, como el amor familiar, el amor platónico y otros sentidos más amplios (amor a Dios o amor hacia la naturaleza). En todos los casos, el amor representa un sentimiento de gran afecto. http://definicion.de/amor/

Equidad: Del latín aequĭtas, el término equidad hace referencia a la igualdad de ánimo. El concepto se utiliza para mencionar nociones de justicia e igualdad social con valoración de la individualidad. La equidad representa un equilibrio entre la justicia natural y la ley positiva. La equidad debe alcanzarse en diversos ámbitos de la vida. En el aspecto económico o financiero, se conoce como equidad a la distribución justa de la riqueza entre los miembros de una sociedad, a la moderación en los precios y a la justicia en los términos de un contrato.
http://definicion.de/equidad/

Voluntad: (del latín voluntas) es la potestad de dirigir el accionar propio. Se trata de una propiedad de la personalidad que apela a una especie de fuerza para desarrollar una acción de acuerdo a un resultado esperado. La voluntad también está relacionada al poder de elegir de la conciencia, el sentimiento y la acción. Algo elegido por propia voluntad no es obligado por un impulso externo. Una mujer que renuncia a su trabajo ya que no estaba conforme con las condiciones, está actuando según su voluntad. En cambio, una mujer que deja su trabajo por las presiones de su marido, por ejemplo, no está respetando su voluntad.
http://definicion.de/voluntad/

La lógica es sencilla, si hubiera respeto, por consiguiente no se robaría, mataría ni mentiría; si hubiera equidad, seríamos justos con los salarios y prestaciones de los trabajadores de las clases sociales que lo necesitan, se les daría más ayuda a las familias de escasos recursos, etc. ese sería el resultado de la aplicación de los valores nombrados y así, de esta manera cargados de voluntad nos formaríamos como personas que tienen: sueños, capacidad y, no sólo eso sino que tendríamos los medios para realizar proyectos personales que nos harían tener una mejor calidad de vida; con voluntad poseeríamos el valor de pensar por nosotros mismos y no entregar nuestra energía y pensamiento a lo que nos dictan diariamente y que seguimos ciegamente.

Tal vez a muchos les parezca raro que haya mencionado al amor como un valor, puesto que la mayoría de la gente piensa en él como mero concepto de amor platónico o amor en pareja, que si bien entra en ese aspecto, no es en lo único que concentra esta palabra. El amor a la tierra de donde comemos, al agua que bebemos, a las personas con que convivimos, así el amor es una forma de valorar a algo o alguien mostrando cierta empatía, humanidad, cordialidad y comprensión; puesto que a todos nos gusta que nos traten bien deberíamos de tratar a los demás con el mismo sentimiento que queremos recibir.
Ojo, que aquí hay algo que resaltar: el ejemplo. No podemos andar diciendo, publicando y gritando a los cuatro vientos que las cosas cambien, que el gobierno es mentiroso y corrupto, que es injusta cierta acción, que se nos trato groseramente si nosotros no cambiamos primero y tratamos de no cometer las acciones de las cuales tanto nos quejamos con la gente.

Habrá que meditar en todo lo antes mencionado, pues somos el ejemplo para esos niños que próximamente vendrán a ocupar puestos de gobierno, que serán maestros, que serán policías, etc. Y qué será de ellos si todo lo que vieron al crecer fueron adultos gritándose entre sí, robándose entre sí, violándose entre sí, humillándose entre sí. Todos, perdidos en la enajenación que nos brinda la televisión con sus absurdos programas familiares, de mitotes, publicidad engañosa, antivalores, promocionando el machismo, haciendo ver a la mujer como un objeto, dándonos falsas esperanzas de un país que no tenemos, bombardeándonos con noticias que no nos sirven para nada.

La verdad sería algo demasiado iluso si les digiera que solamente dando el ejemplo el mundo va a cambiar. El sistema económico capitalista con que se maneja el mundo, causante principal de la inequidad en la repartición del dinero, está muy lejos de desaparecer, tan sólo en este momento que están leyendo esto se están haciendo negocios gigantes de multinacionales alrededor de todo el mundo. La población a su vez está creciendo y con esto los recursos que necesitarán para sobrevivir; esta producción de bienes y humana es como una bola de nieve rodando cuesta abajo creciendo y, es imposible de parar hasta que llegue al colapso y se destruya a sí misma, pero que se destruya no necesariamente significa que va a desaparecer, puede volver a comenzar, ya en varias ocasiones en que parecía que el sistema entra en crisis, se ha repuesto volviendo con más fuerza que antes, dejando a su paso una brecha más grande entre los ricos y pobres.

Querer cambiar esto aunque se oiga pesimista esta fuera de nuestras manos, es un sistema que se empezó a gestar cientos de años atrás, se vino a instalar en nuestra sociedad sin que las personas se dieran cuenta de las repercusiones que tendría. Lo que ha pasado es que va evolucionando, con el tiempo y luchas se han ido ganando más derechos a favor del pueblo aunque en muchísimos países estos derechos sean pisoteados. Algunos ven el cambio cerca, otros viven el infierno en vida y nunca tienen un momento para decir “me encanta estar vivo”.

La propuesta es simple, hagamos de este infierno un buen lugar para vivir, poco a poco, si no podemos cambiar el estado de las cosas al menos seamos amables con los que nos rodean, demostremos nuestro respeto hacia la tierra y la humanidad, tratemos como quisiéramos que nos tratarán, critica eso que sabes que no nos conviene como personas, no seas un borrego y analiza tus actos, después de analizarlos y llegar a conclusiones, compártelas, trata de abrirle los ojos a las personas que te rodean, en especial, trata que los niños entiendan el por qué de esta situación y responde sus preguntas con verdad, tal vez, no lo sabemos, ni lo veremos, pero tal vez algún día de trato en trato, ejemplo con ejemplo, verdad con verdad, poco a poco el mundo se empiece a llenar de personas consientes de sus actos, y estas a su vez esparzan esa conciencia, tal vez esas personas sean tantas que con el tiempo se inmiscuyan en la política y economía, tal vez algún día habrá más personas en el mundo que se levanten de la cama con el afán de hacer un buen acto común, tal vez algún día nos dejemos de hacer de la vista gorda, se nos quite la pena y comencemos a hacer lo que desde hace mucho tiempo sabemos que debemos hacer y, eso es, no mentirnos a nosotros mismos y a los demás, no dejar que las masas aplaquen tu actitud.

Muchos se burlarán pues les encanta y están satisfechos con las distracciones que nos brindan, tales como: las fiestas de cada semana, el alcohol en nuestras venas, las modas, los dogmas, las costumbres inservibles, el consumo irresponsable, el adoctrinamiento de actividades en grupo que no sirven para nada, más que para distraerse de esta vida que no se quiere enfrentar, para escapar de la soledad tan temida por miedo a ver su propia realidad. Sí, tengan cuidado, porque son muchos los que disfrutan de esta farsa y eso quiere decir que será mucho lo que tengan que aguantar, pero tengan siempre en cuenta, que si se ha de escoger uno de los dos caminos, el de la verdad será siempre el mejor. Analízalo y pasa la voz. Sin miedo.

alfonsodesierto@gmail.com

About Alfonso Lopéz Aros

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *